Cómo prepararse para la reconstrucción mamaria y el postoperatorio (I)

1 mes antes

Una vez se ha decidido que tipo de reconstrucción mamaria es la más adecuada para la paciente y ésta ha decidido que cirujano plástico que va a realizarla, ya se puede establecer una fecha para la cirugía.

.

Un mes antes de la reconstrucción mamaria

1. Cuidarse físicamente

La paciente ya ha gastado buena parte de su fortaleza física en la lucha contra el cáncer de mama, especialmente si se ha sometido a radioterapia o quimioterapia. Ahora la cirugía reconstructiva va a suponer una nueva forma de cansancio para su cuerpo. Por eso conviene invertir en todo aquello que vaya a suponer una ayuda para el organismo de cara a la operación y a recuperarse mejor, como por ejemplo:

  1. Comer de forma equilibrada (proteínas no grasas, frutas y verduras),
  2. Beber agua abundantemente,
  3. Incrementar el consumo de alimentos con hierro (hígado, legumbres, tofu, carne…) y de zumos naturales con vitamina C (que ayudan a absorber el hiero),
  4. Evitar bebidas con cafeína (que bloquean la absorción de hierro) y el alcohol,
  5. Practicar ejercicio moderado media hora al día,
  6. Tomar algún complejo vitamínico con minerales y dormir 8 horas diarias.
2. Prepararse emocionalmente

Los ejercicios de relajación, el yoga o los paseos pueden ayudar y rebajar el estrés. Numerosos estudios demuestran que las pacientes que se preparan para la cirugía suelen experimentar menos dolor y recuperarse antes.

Además hay que recordar que la falta de información puede aumentar la ansiedad, así que se recomienda a la paciente que contacte con su cirujano siempre que sea necesario para consultar cualquier duda o para aclarar algún concepto que haya olvidado.

3. Dejar de fumar

Resulta fundamental abandonar el tabaco como mínimo 6 semanas antes de la reconstrucción mamaria y 4 semanas después de ella.

4. Evitar algunos medicamentos

Algunas medicaciones como las que contienen aspirina o ibuprofeno perjudican la coagulación de la sangre y por tanto, conviene evitarlas ante la perspectiva de cualquier cirugía. También se recomienda interrumpir terapias hormonales substitutivas. En todo caso debe ser el cirujano el que alerte a la paciente de qué productos concretos debe abandonar y durante cuanto tiempo debe hacerlo (incluidas algunas vitaminas o tratamientos naturales).

De hecho, si la paciente consume algún suplemento o producto natural, incluso infusiones o preparados de herbolario, debe consultarlo con el médico para evitar interacciones (como efectos negativos en la coagulación sanguínea). Conviene recordar qeu muchos medicamentos también provienen de las plantas.

En un próximo post hablaré de las acciones más adecuadas para prepararse para una reconstrucción mamaria 15 días antes y una semana antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + diecisiete =