Linfedema genital masculino

¿Qué es el #linfedema #genital #masculino?

Es el cúmulo de linfa de forma patológica en los genitales tanto masculinos como femeninos. Lo que ocurre es que, por distribución anatómica y por morfología de esos genitales, son mucho más frecuentes en el hombre, ya que el hombre tiene el apéndice del pene y de la bolsa escrotal.

La causa más frecuente de linfedema genital en el hombre es la cirugía prostática. Cuando el #cáncer más frecuente en los hombres, el de próstata, requiere hacer una linfedectomía, quitar los ganglios inguinales, habitualmente se produce una obstrucción de la zona de drenaje de los genitales y eso provoca un acumulo de fluidos (linfa) sobre todo de la bolsa escrotal. Los testículos están colgando en una bolsa de piel que esta separada del tronco, es autónoma. Ahí es donde se va acumulando flujo. Además, es una zona en la que se puede producir linfedemas escrotales que pueden llegar con facilidad hasta la rodilla. Testículos que pueden llegar a pesar ocho kilos. 

Para solucionar este problema existen dos procedimientos. Hay técnicas reconstructivas, que se aplican en casos muy iniciales y en las que se pueden hacer derivaciones linfático-venosas. En los casos avanzados hay que emplear técnicas reductivas que consisten en quitar la piel y todo el tejido que se ha ido hinchando y aislar los testículos sin ningún tipo de cobertura. A continuación se injertan los testículos, que hay que mantenerlos fuera del cuerpo porque tienen que estar a una temperatura más baja que el tronco para poder producir los espermatozoides y toda la actividad hormonal. Así, afortunadamente a todos los varones que tienen esta alteración que es muy condicionante para la vida normal, recuperan la forma y la actividad de los testículos de una manera sencilla.

El linfedema genital masculino afecta sobre todo a varones a partir de los 60 años de edad porque entre los 60 y los 70 años es cuando hay una mayor incidencia de #cáncer de #próstata. Este linfedema es más frecuente de lo que se piensa. Hace unos 20 años que tratamos el linfedema genital masculino en la Fundació Puigvert Barcelona, centro de referencia para todos los trastornos urológicos, donde recibimos muchos de estos pacientes. Para realizar las operaciones del aparato genito-urinario hay que hacer una aproximación muy bien hecha multidisciplinaria y nosotros tenemos la suerte de que la Fundación Puigvert trabaja de una forma muy integrada. Creamos la unidad de reconstrucción geniurinaria, en la que trabajamos en tres campos: las secuelas e la oncología del aparato reproductor y urinario masculino, sobre todo para las secuelas del cáncer de próstata; las malformaciones congénitas infantiles, para los niños que nacen sin el desarrollo completo de la región urinaria y parte del sistema renal; y las alteraciones de disforia de género, realizando reassignación sexual, cambios de sexo, amputaciones de pene y cambio de aparato genital masculino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =