Tipos y técnicas de reconstrucción mamaria

Las distintas técnicas se pueden agrupar en tres grandes bloques: Las técnicas que utilizan implantes mamarios, las técnicas que recurren a tejidos propios de la paciente y, las técnicas que combinan los dos tipos de reconstrucción anteriores.

Técnicas de reconstrucción con implantes mamarios

La reconstrucción con implantes ofrece ventajas como la brevedad de la intervención, la sencillez técnica y el hecho de que no produce nuevas cicatrices. Sin embargo también presenta limitaciones considerables.

    Aunque la cirugía dura poco tiempo, completar el proceso de reconstrucción requiere un periodo bastante más largo, ya que una de las técnicas más empleadas, la del expansor, necesita varios meses y varias visitas al médico para preparar una segunda intervención quirúrgica donde se realiza la reconstrucción definitiva.
    Una segunda limitación de los implantes consiste en que, a diferencia de los tejidos vivos, los implantes son elementos extraños al cuerpo humano y, a la vez, elementos artificiales que sufren un desgaste. Eso significa que puede ser necesario un reemplazo en un futuro.La paciente necesitará un tiempo (unos meses) para acostumbrarse al implante y a las sensaciones que genera al realizar determinados movimientos. No se trata de sensaciones dolorosas sino de cierta tirantez o ligeras molestias que le hacen ser consciente de que el pecho reconstruido no forma parte de su cuerpo de la misma manera que la mama sana.
    Aunque muchas mujeres pueden sentirse satisfechas con el resultado logrado por los implantes. estos no tienen la misma forma, caída, movimiento y evolución que la mama natural: son más firmes y pesados y así suelen permanecer. De hecho, con el paso de los años, el implante acaba creando una asimetría entre ambos pechos que a menudo precisa de cirugía plástica adicional. Es decir, el implante es un elemento estático, que no cambia ni evoluciona en sintonía con los cambio y evoluciones del resto del cuerpo femenino.
    Por último, en algunas mujeres se pueden producir complicaciones como la contractura capsular o la intolerancia al implante.
    Cabe destacar, con alguna excepción, que la comunidad científica esta de acuerdo en que las técnicas de reconstrucción mamaria con implantes están desaconsejadas en pacientes que han recibido radioterapia.
     
  •  Implantes directos

Técnica que se puede aplicar en algunas mujeres de pecho poco voluminoso y que tengan suficiente piel y una estructura torácica adecuada como para acoger un implante directo durante la reconstrucción sin tener que recurrir después a métodos de expansión o a la cirugía para reemplazar ese implante por otro.

     

  • Implantes de tipo expansor

Técnica que requiere la utilización de expansores en un primer momento. La expansión consiste en dilatar la piel y el tejido celular subcutáneo (de la zona del tórax) mediante un implante rellenable que se llena progresivamente en vistas ambulatorias (sin ingresar en el hospital) hasta conseguir el espacio necesario para albergar una prótesis definitiva.

El primer paso de esta intervención consiste en crear un espacio bajo el músculo pectoral mayor para colocar el expansor, que actúa como una especie de implante temporal. Este implante incorpora una válvula que, mediante un pequeño pinchazo indoloro, permite administrar a través de la piel el suero salino que rellena la prótesis.

A posteriori, el expansor se va inflando progresivamente con suero salino durante varias semanas (entre 4 y 6 meses) para crear un espacio o bolsa bajo la musculatura de tamaño suficiente para alojar el implante de la forma mas natural posible, y así reproducir la forma de la otra mama.

Una vez finalizado satisfactoriamente el proceso de expansión, hay que dejar pasar unas semanas para que el implante y la piel se asienten, antes de sustituir esa prótesis por una definitiva. A partir de ese momento se realiza una segunda operación para reemplazar el expansor por un implante final y de volumen fijo.

     

  • Implantes tipo Becker

Técnica que sólo se utiliza en un número limitado de pacientes y en entornos donde están altamente limitados los recursos económicos para las reconstrucciones mamarias. Són prótesis que permiten un cierto grado de expansión de los tejidos del tórax pero que, una vez han logrado el volumen necesario para restaurar la forma de la mama, no se cambian ni se sustituyen, sino que quedan de forma definitiva en la paciente. La parte negativa de este implante es que ofrecen resultados estéticos bastante pobres, sobre todo en cuanto a la forma de la mama, además sufren un desgaste, y corren el riesgo de perder volumen a medida que pierden el relleno de suero fisiológico previamente infiltrado.


En el se congregaron mas de 200 asistentes
Anual Meeting of the American Society of Reconstructive Microsurgery
Las revisiones anuales son una bendición, sin ellas muchas de nosotras no nos enteraríamos de que tenemos un cáncer hasta que éste fuera ya...
Una de los momentos más felices de mi vida fue cuando me desperté, tras la reconstrucción con DIEP y vi de nuevo que tenía el bulto de mis dos...
15 septiembre 2007

reconstrucción mamaria
reconstrucción mamaria

Unidad Avanzada de Reconstrucción Mamaria
Clínica Planas

Pere de Montcada 16 - 08034 Barcelona

Tel.: 932032812
www.clinicaplanas.com

Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora

Hospital de la Santa Creu i Sant Pau

Sant Antoni Mª Claret 167 - 08025 Barcelona

Tel.: 935565693
www.santpau.es

Programa de Reconstrucción Genital

Fundació Puigvert

Cartagena 340- 350 - 08025 Barcelona

Tel.: 934169700/ 934169707

www.fundacio-puigvert.es

Diseño web Reus - Tarragona title=